Acentos intermitentes

El interminable tiempo me usa como un crujido es una de esas canciones sobre las que se arroja un silencio difícil de explicar, más aún cuando músicos como Tom York la mencionan como inspiración de algunos de sus métodos. También es curioso que Umbrella Retrouve se refiera a ella como una buena tentativa  que luego habrían de realizar debidamente. Queda preguntar, despues de tantos años, dónde fue que se llevo a cabo ese luego.

Esta es una canción que pretende ser total: donde lo dicho sea una manifestación emergente de lo que suena y donde el qué quisiera confundirse con el cómo. Las letras, apenas en cuatro versos y de un modo vago, parecen apuntar hacia la cuestión entre el azar y lo determinado:

Pájaro sobre el alero
brillos dispersos, nada particular.
Enjambre que se dispersa
¿Intencion o coincidencia?

Cada una de las 18 veces que esta estrofa es cantada se explora una de las tantas permutaciones de acento posibles, nótese que no hay tildes, así unas veces las palabras  esdrújulas se vuelven agudas, las graves esdrújulas, las agudas graves… este experimento, no tan evidente en lo cantado, logra su mejor efecto en las frases cortas del piano y la guitarra, pues estas a su vez también experimentan alteraciones de acento intermitentes. Por ejemplo, a un Re-Fa-Sol-Fá, le sigue un Ré-Fa-Sol-Fa,  a esta un Re-Fá-Sol-Fa, y asi sucesivamente. La frase se mueve como un material nacarado que a cada alteración de acento sugiere nuevos matices.  El contrapunto de la voz, la guitarra y el piano, da una impresión que con la repetición instaura puntos de anclaje para la percepción, ofreciendo cada vez relaciones distintas entre las frases, del mismo modo que en un cuadro cubista, donde un ojo o una nariz, pueden configurar simultáneamente un perfil, un rostro menos lateral y uno visto de frente.

En el sexto minuto  irrumpen series percutivas programadas que complican el juego controlado de los acentos intermitentes para dar paso a una música que se presenta siempre cambiante. Cada serie presenta pequeñas variaciones en su propia secuencia y además tiene un compás propio. Al sonar todas juntas, se va oyendo como a veces coinciden dando estructuras rítmicas asimilables, y como otras veces se cae en regiones muertas donde no encontrando forma, la percepción parece descalibrarse intentando buscar un sonido a partir del cual poder recrear una estructura, un propósito. Es aquí donde se formula la pregunta: ¿Intención o coincidencia? Pregunta que El interminable tiempo me usa como un crujido al comienzo responde de un lado y al final responde del otro.

Como muy pocos de sus experimentos,  este les valdría un reconocimiento a la medida de sus ambiciones. Para el 95 Umbrella Retrouve fue el ganador del  Cuarto festival de Investigación artística de Valladolid.

Author: esfaleron

Share This Post On

Leave a Reply